viernes, 9 de noviembre de 2012

Aceite de oliva

El aceite de oliva es componente fundamental de la dieta mediterránea y ademas de poseer excelentes propiedades para la salud, también es bueno para la piel y el cabello. El obtenido de la primera presión en frío (virgen extra) es muy rico en vitamina E.

Aplicado directamente sobre la piel sana tiene propiedades de anti-envejecimiento que potencian el brillo y la suavidad. Por su contenido en aceites grasos esenciales, es útil para mantener la integridad de las membranas celulares de la piel.
Hidrata, al tiempo que protege la piel de factores ambientales externos (frío, calor, viento...) y mantiene la elasticidad de la piel. También fortalece la queratina de las uñas y el pelo.

En la piel lesionada o con heridas, se suele utilizar como componente limpiador en gasas, ya que al tener gran viscosidad, limpia sin dañar la piel. Calma las sensaciones de picor y escozor y alivia el dolor en úlceras y heridas.



Estos beneficios se incrementan si empleamos este ingrediente como ingrediente en nuestros productos de aseo, hidratación y cuidados de la piel.

En definitiva, el aceite de oliva protege a la piel de las agresiones externas y mantiene su hidratación y firmeza.

Por todo esto (y seguramente, por muchas cosas más) el aceite de oliva, y en particular, el de oliva virgen, es el ingrediente principal de todos mis jabones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión