miércoles, 21 de noviembre de 2012

Agua de lluvia

El agua de lluvia recogida después de los primeros minutos (para asegurar la limpieza atmosférica) tiene unas características similares al agua destilada, de hecho, pasó por un proceso similar pero natural (evaporación de los ríos, mares y lagos y condensación en nubes).


Dada la ausencia de cal y otros minerales, la aplicación del agua de lluvia es más que recomendable para el lavado de nuestro cuerpo y/o cabello. El agua de lluvia es el agua más pura de la naturaleza y por eso la utilizamos en todos nuestros jabones.

La recogemos en zonas rurales, lo que minimiza la polución ambiental, directamente en recipientes sin que el agua pase por cualquier otra superficie (tejados, colectores...)
Además, la sometemos a un filtrado con carbón activado para eliminar las posibles impurezas que pudieran quedar en ella tras su recogida.


El carecer de cal convierte al agua de lluvia en un agua blanda, lo que la hace ideal para las pieles sensibles y delicadas ya que suaviza la piel del rostro.
Una vez que ha curado, el jabón puede tener en torno a un 15% de agua por lo que, además de las propiedades de los aceites y de la hierbas, también estamos aplicando a nuestra piel todas las propiedades de este agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión