jueves, 20 de diciembre de 2012

Jabón para regalar

Aquí os dejo una foto del último pedido que me han hecho: unos cupcakes de jabón variados para regalar esta Navidad.


¡Espero que le gusten a los destinatarios! ¿Que os parecen?

domingo, 2 de diciembre de 2012

Hidróxido de Sodio y Saponificación

El hidróxido de sodio (NaOH) o hidróxido sódico, también conocido como sosa o soda cáustica, es un hidróxido caústico usado en la industria en la fabricación de diversos productos. A temperatura ambiente, el hidróxido de sodio es un sólido blanco cristalino sin olor que absorbe humedad del aire. Cuando se disuelve en agua o se neutraliza con un ácido libera una gran cantidad de calor que puede ser suficiente como para encender materiales combustibles. 
El hidróxido de sodio se usa para fabricar jabones, rayón y papel entre otros. Se encuentra comúnmente en limpiadores de desagües. El hidróxido sódico, en su mayoría, se fabrica por el método de caustificación, es decir, juntando otro hidróxido con un compuesto de sodio: Ca(OH)2 (aq) + Na2CO3 (aq) → 2 NaOH (aq) + CaCO3 (s) Aunque modernamente se fabrica por electrolis de una solución acuosa de cloruro sódico (NaCl). 
Se puede encontrar en perlas, en escamas o en polvo.




La saponificación es la reacción química que convierte la mezcla de ácidos grasos (aceites) con una solución alcalina (sosa y agua), en jabón y glicerina. Es importante tener mucho cuidado en la manipulación de la solución alcalina (también llamada lejía), puesto que los álcalis suelen ser cáusticos y pueden causar quemaduras en contacto con la piel. 

Ácidos grasos + Solución Alcalina = Jabón + Glicerina.


El proceso de la saponificación no es complicado, si se tiene precaución al manipular la sosa, pero sí es delicado, porque un error en las proporciones de los ingredientes daría lugar a una masa cáustica inservible (en caso de exceso de sosa) o a una mezcla grumosa de aceites (si hay demasiado poca). En consecuencia, para fabricar un buen jabón, con la consistencia adecuada y sus propiedades limpiadoras intactas, es importante saber las proporciones exactas de los ingredientes.


Una vez curado el jabón, este ya no contiene sosa, por lo que no hay que tener reparo en usarlo.