lunes, 13 de mayo de 2013

Aloe vera

Es una planta que pertenece a la subfamilia asfodeloides de las liliaceas. Es de origen africano y puede alcanzar los tres metros de altura. La floración se genera cuando la planta es madura y suele ser de color rojo o amarillo. Las flores del aloe vera son tubulosas debido a que las seis piezas que conforman la cubierta de la flor, se sueldan todas entre sí formando un tubo.

Aplicaciones terapeúticas:

- Disuelve los depositos grasos que obstruyen los poros y provocán el acné. 
- Elimina células muertas y regula el pH en las tres capas de la piel.
- Regenera la dermis, ejerciendo sobre la piel una profunda acción bactericida, hidratante y limpiadora, gracias a sus nutrientes naturales.
- Recomendable en irritaciones, quemaduras, picaduras de insectos, heridas superficiales, erupcciones, eccemas...
- Se pude utilizar como fortalecedor del cabello por sus agentes nutritivos, ya que proporciona suavidad, resistencia y flexibilidad.
- Contribuye a alisar las arrugas, reducir el tamaño de los poros y es excelente como filtro solar, al proteger de sus rayos nocivos.
- Reduce las manchas oscuras de la piel y la psoriasis (aplicando tres veces al dia) con resultados definitivos.
- Excelente para los cuidados del cutis (arrugas, tonalidad, textura...). Su uso tonifica los tejidos flojos; las arrugas se suavizan y tienden a desaparecer. 


Aplicaciones mecidinales:

- Excelente limpiador y antiséptico natural. Contiene, al menos, seis agentes antisépticos (lupeol, ácido salicílico, nitrógeno de urea, ácido cinámico, fenol y azufre).
- Penetra fácilmente en la piel y en los tejidos, en algunas ocasiones cruzando hasta siete capas distintas. 
- Actúa como anestésico calmando todo tipo de dolores, especialmente los musculares y de las articulaciones y tranquliza los nervios
- Posee una gran actividad bactericida que destruye numerosos tipos de virus.
- Es fungicida, antiinflamatorio y antiprurítico (calma la picazón).
- Altamente nutritivo, contiene vitaminas, minerales y azúcares.
- Dilata los capilares sanguíneos incrementando y favoreciendo la circulación en la zona afectada.
- Descompone y destruye los tejidos muertos, incluyendo la pus.
- Favorece el crecimiento celular normal, acelerando la curación de llagas y heridas.
- Hidrata los tejidos y es antipirético, elimina la sensación de calor en las llagas, úlceras e inflamaciones. 

1 comentario:

  1. Que buen blog, me gusta mucho así que por aquí me quedo, besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión